PROTOCOLO CLEAN GUT- porqué lo hice + como fue + resultados

02.03.2018

**NOTA: Antes de leer este blog debes saber que no soy doctora o experta en el tema. Me he informado por varios meses leyendo los libros de doctores pioneros en la salud intestinal. Toda información aquí presentada debe ser tomada como mi experiencia personal.

 

Sobreviví los 21 días de mi GUT CLEANSE!!! (protocolo para repoblar la flora intestinal). Como les conté en este post de instagram cuando lo empecé es algo que venía queriendo hacer desde Noviembre cuando me leí el libro CLEAN GUT del Doctor Alejandro Junger. Me comí al libro en 2 días de lo identificada que me sentí.

 

Los primeros capítulos se concentran en describir como la flora intestinal es la raíz de nuestra salud. Para alguien que nunca ha escuchado sobre el tema puede parecer extremo, "no puede ser que toda mi salud (o enfermedades) dependa de mis salud intestinal". Sin embargo, cada vez hay mas información que prueba que la madre de todas las enfermedades, la inflamación, inicia en nuestros intestinos.

 

Especialmente en el capitulo 3 Junger detalladamente explica como desequilibrios en la flora intestinal causan desequilibrios crónicos en otras partes del cuerpo. Así surgen síntomas y muchas de las enfermedades crónicas más comunes hoy en día. Algunas de ellas son: cáncer, enfermedades del corazón, depresión, alergias, enfermedades autoinmunes, dolor de espalda e infertilidad. Junger (y muchos otros pioneros en el tema) describen una buena salud intestinal como la clave para lograr salud óptima a largo plazo.

 

El libro se refiere a la flora intestinal como nuestro segundo cerebro ya que produce mas neurotransmisores que nuestro cerebro. El 90% de la serotonina, el neurotransmisor que nos hace sentir felices, se produce en nuestros intestinos. El autor sufrió de depresión y explica como la cura estuvo en sanar su flora intestinal, no medicar su cabeza (pueden leer la información completa en la pg. 71 del libro). Me encanta su approach holístico, habla de nuestros intestinos como nuestro GPS. No es coincidencia que cuando tenemos un mal feeling o maripositas en la barriga de la felicidad, lo sentimos ahí. Por eso resalta la importancia de tener intestinos sanos en toda área de nuestra vida. Al final del libro encuentras el protocolo de 21 días que seguí. Junger asegura que a travez de la eliminación de alimentos/substancias que alteran la salud intestinal y la incorporación de los suplementos detallados se puede lograr un buen avance en la repoblación de la flora, reparación de las paredes intestinales y desinflamación a nivel corporal.

 

Uno de los conceptos que más me gustan de la medicina funcional/holística es el de tratar la causa de los problemas y no solo los síntomas. Desde los 15 años me diagnosticaron anemia. No podía hacer ejercicio sin sentirme mareada y sentir un tambor en el oído. Después de que me desmayé un día en el colegio descubrieron que esa era la causa. Me hicieron un montón de exámenes y el hematólogo me mando suplementos de hierro por 6 meses. Me dijo que teníamos que entender la causa de la mala absorción. Después de varias citas y exámenes la conclusión fue inconclusa. Me dijeron que no había una causa puntual así que podía ser que simplemente mi cuerpo no absorbía el hierro de la comida (ahora mi instinto me dice que el cuerpo, siendo tan inteligente, no deja de absorber un nutriente porque sí) .  Así empezó el ciclo vicioso: 6 meses de suplementos de hierro, 6 meses sin suplementos. Me volvía a dar anemia, exámenes de sangre, volvía al doctor,  otra vez suplementos. Nunca le pensé mucho. Probé todo tipo de suplementos: líquidos, pastillas, todas las marcas. Cambiábamos de doctor y ninguno encontraba la causa. Sin falta me daba gastritis, todo sabía a sangre y me constipaba (era casi imposible ir más de 2-3 veces a la semana al baño con suplementos de hierro). Me acuerdo cuando me dio gastritis porque me mandaron a tomar hierro liquido en ayunas con jugo da naranja para que la vitamina C incremente la absorción (ojo que los pimientos tienen casi el doble de contenido de vitamina C que la naranja). Al mes no solo seguía tomando hierro y jugo de naranja, también pastillas para la gastritis (tenía 21 años) y también Miralax (para ir al baño).  Posteriormente me enviaron a la ginecóloga ya que tener periodos muy fuertes puede causar anemia. Para esto (y quistes en los ovarios) me mandaron a tomar pastillas anticonceptivas (eso es tema para otro post). Las pastillas tampoco solucionaron la anemia. 

 

Desde los 15 años he visitado múltiples doctores especializados en muchas áreas y me he sometido a rondas de hierro por casi 9 años. Ni una sola vez me han dado una explicación. Ni una sola vez algún doctor me preguntó que comía (aparte de decirme que tengo que comer carne roja 1 vez al día, lo cual seguía inicialmente, sin resultado alguno). Ni una sola vez alguien trató de indagar o descubrir cual era la verdadera razón por la que mi cuerpo no absorbe el hierro. Solo trataron de curar los síntomas con parches y curitas. Cabe recalcar que durante este tiempo, como toda mi niñez, me desparasitaron o dieron antibióticos mínimo 1 vez al año.

 

Aunque llevo 4 años comiendo muchos vegetales, una dieta alta en fibra, baja en azúcar, hago ejercicio y casi nula en procesados. Igual no tengo una buena digestión. En octubre me volvió a dar anemia y fue cuando dije BASTA.  

 

Puede ser muy frustrante sentir que estas haciendo todo bien y sin embargo tu cuerpo no responde. Para mi ha sido un problema desde que cambié mi alimentación. He tenido la esperanza de que con el tiempo mi cuerpo responda. De poder hacer ejercicio sin sentirme mareada o sentirme hinchada o constipada. Pensaba que tenía que tener paciencia sanar de los anteriores 20 años con una alimentación altísima en productos procesados, fritos, azúcar, lácteos y baja en fibra. Esperar que todo se resuelva solo claramente no está dando resultados.

 

A principios de enero fui a ver a un doctor bio-energetico. Me explicó que tener una flora intestinal desbalanceada causa mala absorción de nutrientes. Esto puede explicar la anemia. Después me explicó que los suplementos de hierro y antibióticos matan a las bacterias buenas, por lo que puede ser la razón de mi mala digestión/hinchazón. Antes de empezar otra ronda de exámenes con él, algo me dijo que debería hacer el protocolo del libro CLEAN GUT.

 

ANTES DE EMPEZAR:

Me prepare como por 1 mes mentalmente para empezar el protocolo. Le puse fecha el día que decidí que lo iba a hacer para no ponerme excusas. En la etapa de preparación también me fui familiarizando con los alimentos que iba a poder comer y los incorporé en el día a día. También investigué las razones por las que no iba a poder comer la lista de ´prohibidos para sentirme más informada. Intenté reducirlos, específicamente la cafeína , gluten, arroz y avena. OJO que este protocolo no tenía ninguna meta de cambios físicos. No es para bajar de peso, aunque puede ayudar si un individuo está inflamado o tiene una intolerancia. Me asustó desde un inicio que no iba a poder hacer ejercicio o comer lo que estaba acostumbrada. No he dejado de hacer pesas por 3 semanas en 4 años y me intimidaba engordarme. Por otro lado también tenía mucho miedo de perder mi músculo (que tanto me cuesta ganar) por falta de entrenamiento y cambio de dieta. El protocolo limita el consumo de carbohidratos excepto el camote, quínoa y lenteja (si no hay intolerancia) a 1 porción al día. La fruta se limita a una porción de frutos rojos al día, específicamente en el desayuno. Este miedo al cambio hizo resurgir muchos miedos y ansiedades que controlaban mi vida cuando tenia una mala relación con la comida. Salir de la zona de confort nunca se vuelve más cómodo. Lo que me ayudó mucho fue concentrarme en las razones por las que quería empezar el protocolo. Ayudó mucho concentrarme en mi salud y en como me quiero sentir. Tuve la suerte de estar en Miami los días antes de empezar el protocolo así que pude comprar todos los suplementos en Amazon y un par de productos a excelente precio que me han ayudado como la mantequilla de almendras, proteína vegana, almendras fileteadas, goji berries, mantequilla de coco, aceite de coco, coconut aminos, sardinas/atún salvaje enlatado, levadura nutricional, y semillas de cáñamo (puedes ver la lista de cosas que compro en USA aquí) Los suplementos (son 6) costaron en total alrededor de $150-200.

 

LISTA DE ALIMENTOS QUE TUVE QUE ELIMINAR:

Nada de cafeína, alcohol, azúcar, lácteos, granos, maní, gluten, arroz, GMOS (soya, maíz, trigo), antibióticos (vía proteína animal u oral) o productos procesados.

De vegetales o legumbres: papa, remolacha,

Me costó muelas no comer chocolate ya que no existe un chocolate en el mercado que no tenga lecitina de soya (como referencia solo en USA el 93% de la soya es genéticamente modificada, EW), persevantes, fillers y/o aceites vegetales.

 

¿QUE COMER?

La idea del protocolo es llenar el 80% de tus platos con vegetales. El 20% restante debe ser de proteína animal y grasas saludables. Un montón de aguacate, nueces, aceite o mantequilla de coco y aceite de oliva. 

 

PROTOCOLO:

Hoy es el día 21 y no puedo creer que lo logré. El café y el azúcar me costaron los primeros 4 días por el periodo de desintoxicación. Aunque no como mucha azúcar caí en cuenta el efecto que puede tener comer un poquito todos los días en mi infaltable chocolate negro después de almorzar y cenar. El café lo tomaba religiosamente todas las mañanas, por lo que a mi cuerpo le tomó algunos días acostumbrarse a la falta de cafeína. Esos 4 días me dolió la cabeza, me sentí débil, me dio gripe y no podía dormir. También tuve un calambre, que no me había pasado en full tiempo. Me levantaba sin falta 3-4 am con un montón de energía y no podía volver a dormir. Mi sueño se reguló en el día 5 y he dormido delicioso el resto del cleanse. La gripe duró justo 4-5 días igual que el proceso de desintoxicación. Mi comida ha sido completamente basada en plantas, un par de veces he comido camarón (no fue salvaje pero tenía mucho antojo y me estaba costando reducir tanto la proteína) y un par de veces pollo orgánico que finalmente conseguí. He comido bastantes huevos de campo (de gallinas que no consumieron hormonas o antibióticos) y sardinas/atún salvaje enlatado que compré en USA.

 

Los primeros días tuvimos una parrillada así que lleve un montón de vegetales, aguacate, cashew queso y tortillas de atún salvaje. Aparte de eso solo salí a cenar afuera solo 1 vez al Noé y pedí sashimi de salmón, aguacate y llevé mi propio substituto de salsa de soya. Sabía que si iba a hacer esto lo tenía que hacer bien así que me concentré 100% en el cleanse.  

 

En el día a día tengo la suerte de trabajar desde mi casa así que no era problema encontrar algo que satisfaga de una u otra manera mis antojos. Lo único que me costo el 70% del tiempo fue no comer algo dulce después del almuerzo. Que difícil es romper con los hábitos y que poderosos pueden ser. Dentro de todo, hoy que es el día 21 ya no me hizo falta el chocolate y ni pensé en el. Mientras menos azúcar consumes, menos se te antoja. No hay vueltas que darle.

 

He descansado un montón y he hecho ejercicio suave como caminatas o intervalos por 15 minutos 4-5 veces durante todo el protocolo. La energía del cuerpo debe ir a sanar no a recuperar músculo. Extraño mucho ir a entrenar pero 3 semanas no le mata a nadie.

 

Día 22:

Uno de las partes más importantes del protocolo son los días de reintroducción de los toxic triggers (alimentos que en la mayoría de gente desencadenan procesos de inflamación, causan cambios de ánimo, indigestión, fatiga, nubla mental, falta de concentración, hinchazón o hasta reacciones autoinmunes). La idea es identificarlos después de removerlos por estos 21 días en la fase de reintroducción. Sanar la flora intestinal no tendrá resultado a largo plazo si no elimino los alimentos que lo causan. El libro te recomienda empezar con una reintroducción de gluten por dos días, vuelves al protocolo por dos días y después reintroduces lactosa seguido por cafeína. Sin embargo yo no consumo lactosa muy seguido y he decidido no volver a tomar café a salvo de cuando me de muchas ganas. La verdad que no se me antoja por ahora. Por eso, voy a reintroducir gluten, después granos y después soya.

 

REFLEXIONES Y RESULTADOS:

Estas 3 semanas han sido difíciles como cualquier cambio. Sin embargo creo que pocas veces me he sentido tan conectada a mi cuerpo y hambre. Muchas veces entramos en rutinas y hábitos con nuestra comida. Comemos porque debemos. Nunca me había dado tanto espacio para cuestionar todo acerca de mis hábitos alimenticios. Durante estos días escuche a mi cuerpo y todo lo que pedía para no pasar hambre ni muchos antojos. Si no tenía hambre no comí, si tenía mucha hambre comí más. También me vi obligada a experimentar más para satisfacer cualquier antojo con los ingredientes que podía comer. Algunas de las recetas que me inventé no creo que las hubiera podido crear sin esas limitaciones. Traté de comer lento y masticar bien todas las comidas. Llevé un diario en el que escribí que comía todos los días y como me sentía. Resulta que el 90% del protocolo tuve una claridad mental, concentración y energía que no he sentido en mucho tiempo. Eso me lleva a concluir que alguno de los alimentos que eliminé no me caen bien. También me di cuenta que los espesantes como la coma guar o xanathan parecen tener un efecto negativo en mi digestión. Tendré que eliminar esos ingredientes más adelante para probar. Mi piel se siente extra suave y siento que mi cara se ha limpiado de muchas manchas e impurezas. Mi pelo y uñas están especialmente fuertes y creciendo más rápido de lo normal. No se si baje o subí de peso, pero estoy feliz porque no perdí todo mi musculo jaja. Algo que me impactó mucho es cuanto dependemos de productos. Aunque fue frustrante no poder salir de la casa sin una mega preparación antes, fue refrescante saber que era lo más natural y puro que he comido en toda mi vida.

 

Una parte de mi pensaba que estos 21 días iban a ser la solución a todos mis problemas. Sin embargo, como todos los cambios a largo plazo, toman tiempo, experimentación y paciencia. Siento que estoy en buen camino. Estoy nerviosa y ansiosa por ver que pasa en la etapa de reintroducción. Quiero respuestas y creo que están en esa etapa. Estoy súper feliz por haber utilizado estos 21 días para romper con hábitos y darme cuenta que no necesitamos nada más que comida de verdad para sentirnos bien. Increíble como pensaba que necesitaba mi café para levantarme pero nunca he tenido tanta energía. Antes me levantaba hinchada los ojos y con mucha pereza/neblina mental hasta tomar mi café. Ahora me despierto lista para cualquier cosa. Otro resultado súper satisfactorio es la descongestión. Yo tengo el tabique desviado por lo que cualquier cambio de clima me congestiona y se me tapa la nariz (sinusitis bastante recurrente). Nunca me he sentido tan descongestionada en toda mi vida. Cero alergias, estornudos, mocos.

 

Con respecto al chocolate, claramente si afecta comer un producto procesado de mala calidad todos los días por mas pequeña que sea la porción (con mala calidad me refiero a las barras de chocolate negro que se encuentran en Ecuador ya que todas tienen azúcar, aceites vegetales y lecitina de soya). El día 16 me parece que sucumbí a mi antojo de un cuadradito de chocolate. Me comí un pedazo de una barra que traje de Whole Foods endulzada con stevia y lecitina de soya orgánica. Instantáneamente me dolió la cabeza y me hinché. Veamos que pasa con uno de menor calidad. Y finalmente mi digestión está mejor de lo que ha estado en los últimos meses aunque no está donde se que debería estar. Este 2018 mi meta es lograr finalmente sanar mi anemia y digestión para siempre. Ha sido un proceso de deterioración durante 9 años y sería inútil pensar se va a arreglar todo en 3 semanas. Espero los siguientes días tener un poco mas de respuestas. Por ahora me muero por una copa de vino tinto y un sánduche en baguette (eso es lo que voy a almorzar hoy jaja).

 

Les seguiré contando como me va!

 

 

xx

Isa

  

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

WRAPS SIN GLUTEN

POLLO AL CURRY *actualizado*

HAMBURGUESAS DE QUINOA Y COLIFLOR

BOWL DE QUINOA DULCE

1/4
Please reload

SIGUEME:
  • Grey Instagram Icon

© 2017 ISABEL M. GARCIA. Proudly created with Wix.com