UPDATE PROTOCOLO CLEAN GUT- eliminando el gluten

13.03.2018

DIA 26:

Después de reintroducir el gluten decidí volver al protocolo por 3 días porque la verdad quería volver a sentirme bien. Pensaba en reintroducir las lentejas, arroz y empezar a ver que pasa con las frutas. Las respuestas que tiene mi cuerpo a cualquier alimento son casi instantáneas después del protocolo (al menos las tangibles físicamente como neblina mental, hinchazón, gases, adrenalina). En el día 25 decidí probar con papaya, tenía mucho antojo y la verdad que me fue increíble. Mi barriga se sintió súper y no tuve ninguna reacción. El resto del día seguí con el protocolo. En el día 26 empecé el día con plátano. Me encanta comerlo antes de entrenar (especialmente piernas) así que estaba nerviosa de que me vaya mal. No pasó nada! Después de almuerzo decidí probar las lentejas solas y la verdad que del 1-10 fue un 5. Sentí un malestar estomacal que no fue grave pero tampoco agradable. Decidí probarlas de nuevo en la cena y el caso fue el mismo. Al siguiente día me sentí un poco más pesada por lo que decidí dejarlas a un lado por ahora. El día 27 probé el arroz blanco (remojado con un chorrito de jugo de limón antes de cocinar para remover antinutrientes). La verdad que no se me antojaba mucho lo cual me sorprendió ya que lo comía todas las semanas antes del protocolo. Por suerte no sentí ningún tipo de malestar o reacción. El día 28 probé maqueños y estuvo delicioso, ningún tipo de reacción.  Esos son todos los alimentos que he reincorporado hasta ahora. En mi lista para reincorporar ahora están los manís/mantequilla de maní y algunas otras frutas como la manzana, pera, sandía y uvillas. **Tengo que añadir que durante todo este proceso he intentado tomar jugo de apio en ayunas. Medical Medium tiene mucha info acerca de como puede ayudar a sanar problemas estomacales o digestivos. 

 

 

 

Con el gluten la verdad que no ha sido fácil. No por tener muchas ganas de algo como pan que tenga gluten, sino porque está en todas partes. Especialmente en ámbitos sociales, ha sido frustrante y complicado navegar las situaciones. Tal vez antes comía super saludable  (0 procesados, muy poca azúcar, full vegetales) de lunes a viernes pero los fines de semana comía lo que sea (no como cheat day o atracones, sino lo que había en la casa de mis papas, suegros, amigos, paseos, invitaciones, etc). No tenía restricciones de ningún tipo. En cualquier fin de semana, viajes o día entre semana me podias encontrar comiendo una hamburguesa con doble tocino (que rico!), un fondant de chocolate de postre después de cenar (mi postre favorito) o desayunando ensalada de kale con huevos revueltos. Por todo este tiempo, me he entrenado para saber que quiero, que se me antoja y simplemente comerlo. Es un proceso lento pero satisfactorio después de tener atracones casi todos los días, ataques de pánico y una enferma relación con la comida. Una vez que removí las restricciones fue más fácil amigarme con una pizza o una hamburguesa cuando tenía ganas. Resulta que cuando te permites comer las cosas "prohibidas" no te dan ganas muy a menudo. Los fines de semana los alimentos procesados estaban más presentes en mi vida y entre semana no, por lo que me sentía súper bien el 80% del tiempo, comía saludable y de vez en cuando si comía algo más no pasaba nada. **Tampoco pasaba nada si pidedía una ensalada en un restaurante porque no se me antoja una hamburguesa o pizza, cuando viene de querer sentirse bien y no de restricciones.

 

Hace más de dos años decidí que ya era un challenge comer saludable y cambiar mis hábitos el 80% del tiempo, y no quería que se vuelva un peso o extremo de manejar. Por todo este tiempo me ha funcionado el estilo de vida. Algunos fines de semana simplemente me daba ganas de comer saludable pero casi siempre comíamos pizza (Domino´s es la que siempre piden en mi casa), y era un balance manejable, además que el tema de tener un cheat day es uno de los hábitos que más problemas psicológicos me causo hace años. Parte de esto, era no sentirme un peso para la gente alrededor mío, no me gustaba que me pregunten mucho acerca de mi "dieta" por lo que camuflarme en situaciones sociales era simple: comía lo que había sin decir nada (muchas veces salía comiendo algo para no morirme de hambre pero era para no sentirme mal físicamente). Tal vez vi menos resultados ese tiempo por esa flexibilidad pero estar tranquila, salir a comer feliz y disfrutar de ocasiones sociales son temas igual de importantes para mí.  En conclusión logré un balance pero una parte de la razón era satisfacer a los demás. En pocas, no molestar cuando te invitan a cenar, a comer una pizza o te pasan un postre. Irónicamente, desde hace rato la gente me felicita por eso, por no ser extrema y go with the flow en vacaciones, paseos o invitaciones.

 

Estas últimas semanas con el protocolo y ahora el tema del gluten todo esto ha cambiado. Ya no puedo (ni quiero) comer un sánduche el domingo de tarde porque  lo mal que me va a sentar. Tampoco se me antojó la pizza Domino´s que pidieron el viernes a mi casa o el pastel de chocolate que nos ofrecieron en un cumpleaños el domingo. Por primera vez en mucho tiempo hay una restricción grande pero esta vez nace de un lugar muy diferente: mi salud. Desde el día después de que comí lentejas mi digestión ha estado mejor que en los últimos 6 meses y no creo que sea coincidencia. No he comido granos ni gluten en ya casi una semana y de verdad estoy viendo muchos resultados. No estoy comiendo menos ni tampoco he dejado el azúcar.  Sin embargo, me tocó ir bien comida a una invitación el domingo porque solo habían sanduches y postres. También cociné mi propia pizza en el cumpleaños de mi hermano que por suerte lo festejamos en casa. Tengo que admitir que aunque me siento mejor que en mucho tiempo y  es un alivio empezar a tener respuestas también estoy nerviosa y confundida de cómo lo voy a manejar. El gluten y los granos (que voy a eliminar por el próximo mes para ver que pasa) están en todas partes: picadas, salsas, platos fuertes, postres. El primer paso va a ser empezar a hablar del tema y superar mi miedo de que me juzgen como complicada o exagerada. Es mi responsabilidad establecer mis propios límites. No estoy 100% segura de cómo lo voy a manejar pero si estoy segura de que lo tengo y quiero hacer. En mi día a día no extraño nada ya que igual no comía gluten a parte de mi avena de vez en cuando, así que estoy concentrada en agregar cosas a mis platos que no lo hacía antes. Mi obsesión (de carbohidratos) ahorita son los maqueños, wraps de quinoa, papas fritas de zanahoria blanca y camotes. En el lado positivo, estos límites me han obligado a experimentar con nuevas recetas e inventos que van por muy buen camino. 

 

Como todo, es un proceso y es nuevo por lo que puede causar ansiedad, miedo, nervios o solo ser difícil. Para ayudarme con estos cambios he retomado acupuntura y espero tener mi primera sesión de coaching con una nueva coach transformacional y sanadora holística esta semana. Eso me tiene emocionada, cualquier tema de self help o sanaciones me encanta! y me sirve muchísimo. 

 

Les sigo contando,

 

xx

Isa 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

WRAPS SIN GLUTEN

POLLO AL CURRY *actualizado*

HAMBURGUESAS DE QUINOA Y COLIFLOR

BOWL DE QUINOA DULCE

1/4
Please reload

SIGUEME:
  • Grey Instagram Icon

© 2017 ISABEL M. GARCIA. Proudly created with Wix.com